Máquina expendedora de accesorios para mascotas.

hey buddy vendingDespués de visitar muchos parques cercanos a su casa en Miami, Carlotta Lennox tuvo una idea genial. Gran cantidad de mascotas paseaba por ahí diariamente y después de correr por horas, los perros se notaban cansados y hambrientos. Fue entonces que Carlotta se propuso patentar el concepto de la primera máquina expendedora para mascotas y nació Hey, Buddy!

Las máquinas expendedoras para mascotas suministran juguetes, golosinas, camisetas, lentes, y en general todo lo que se te ocurra para darle un paseo a tu mascota. Las ventajas de encontrar una máquina como esta es que no tienes que preocuparte si olvidaste algo, incluso puedes adquirir productos que normalmente comprarías en una tienda para mascotas como collares antipulgas, vitaminas, correas, con la diferencia de que puedes hacerlo sin desviarte del paseo diario.

Sin duda Carlotta Lennox ha creado un nuevo sector de mercado que es más grande de lo que imaginábamos. Si quieres conocer más de esta compañía de vending visita su sitio aquí.

Qué fue lo primero que se vendió en una máquina expendedora.

5202398554_4a584341b8Si creías que las máquinas expendedoras son un invento de la vida moderna y consecuencia de un ritmo de vida agitado, te equivocas.

La primer cosa documentada que se vendió en una máquina expendedora fue agua bendita. Espera, ¿Agua bendita? Sí. Herón de Alejandría, un matemático e ingeniero griego, construyó la primera máquina expendedora de agua bendita.

Esta máquina dispensaba una cantidad de agua bendita cuando se introducían monedas en la parte superior. Cuando se depositaba la moneda, esta caía sobre una palanca que estaba sobre un recipiente lleno de agua. El peso sobre la palanca abría una válvula que permitía el flujo del agua hasta que la moneda caía y la palanca regresaba a su lugar original cerrando la válvula.

Posteriormente, las máquinas expendedoras empezaron a vender chicles de la marca Adams, misma que las hizo famosas. Puedes leer un poco de historia de las máquinas expendedoras aquí.

¿Dónde se inventó la primera máquina expendedora?

adams gum vending machineLa primera referencia que existe de las máquinas expendedoras está en el trabajo de Herón de Alejandría. Herón fue un ingeniero y matemático que inventó un máquina que despachaba agua bendita a cambio de una moneda.

Sin embargo, las máquinas expendedoras se hicieron famosas durante la revolución industrial. Las primeras máquinas expendedoras se introdujeron en Londres, Inglaterra a principios de la década de 1880 y despachaban tarjetas postales.
La primera máquina expendedora en los Estados Unidos fue construida por Thomas Adams Gum Company en 1888 en la ciudad de Nueva York. Esta máquina tenía chicles a la venta en los andenes de tren.

Posteriormente, la idea de incluir juegos en las máquinas como incentivo para comprar se materializó gracias a Pulver Manufacturing Company, quienes añadieron pequeñas figuras que se movían cuando alguien compraba chicles en sus máquinas. Esto inspiró uno de los más grandes negocios hasta el día de hoy, las conocidas máquinas tragamonedas.

De ahí a la fecha, se han construido infinidad de máquinas expendedoras que no dejan de sorprendernos; algunas por su creatividad, otras por su extravagancia.

Muertes causadas por máquinas expendedoras

homer vending machinesPor increíble que parezca, las máquinas expendedoras matan al año un promedio de 13 personas en los Estados Unidos. Sé que es difícil creer que una máquina expendedora pueda matar a una persona, por eso tengo esta historia:

Kevin, un estudiante Quebecúa murió en diciembre de 1998 en la Universidad de Bishop al ser aplastado por una máquina expendedora de Coca Cola de 420 kg. Kevin festejaba el fin de los exámenes con sus amigos ligeramente alcoholizado cuando empezó a agitar la máquina hasta que cayó encima de él. Aunque la máquina cayó no soltó ni una sola lata.

Esto es de lo más tonto, ¿verdad? Pues en Kansas se prohibió golpear máquinas expendedoras ya que al menos 5 militares murieron aplastados por máquinas al luchar contra ellas por tragarse su dinero. Puedes leer esta y otras leyes tontas sobre máquinas expendedoras aquí.

Algo aún más impresionante, las máquinas expendedores matan más personas al año que los tiburones.